Usted está en:

 
 

  ÁREAUSUARIOS
usuario ID
contraseña
¿Olvidó su contraseña?
¿Olvidó su nombre de usuario?

 

cabecera noticias img


Científicos del grupo de investigación ‘Botánica sistemática y aplicada’ adscrito al ceiA3 de la Universidad de Córdoba, junto con investigadores de Portugal, Alemania y Austria, han diseñado el primer mapa mundial de estaciones de monitoreo de polen y esporas de hongos. Esta herramienta, de acceso libre y gratuito, permite a las personas alérgicas, a profesionales médicos, así como a expertos en aerobiología conocer la ubicación exacta de los organismos oficiales que cifran los niveles de estas partículas en caso de querer dirigirse a ellos para hacer una consulta

Este inventario web muestra la información de contacto de casi 880 estaciones de muestreo de partículas biológicas y de todos los proveedores que disponen de estos datos. Asimismo, el usuario puede ampliar el zoom del mapa hasta el nivel de la calle para realizar búsquedas específicas. Esta aplicación ofrece además la opción de añadir la ubicación de una nueva estación, modificar las ya existentes con la supervisión del propio administrador del sistema, con quien también se puede contactar directamente.

El mapa de estaciones activas de monitoreo de polen muestra dónde se encuentra un sistema de medición y el tipo de partículas biológicas que presentan, como recalcan los expertos en el artículo titulado Pollen and spore monitoring in the world y publicado en la revista Clin Transl Allergy. “Este inventario ofrece información genérica sobre la localización exacta de las estaciones o si lo desea el usuario, una búsqueda más detallada empleando filtros de búsqueda que arrojan resultados acerca de si la estación elegida presenta registros de polen, de esporas o de ambos. Pero en esta ocasión, su cometido no es mostrar directamente los niveles de polen o de esporas”, explica la investigadora vinculada al ceiA3 de la Universidad de Córdoba Carmen Galán.
Actualmente, existen más de un millar de estaciones de polen y esporas de hongos repartidas por todo el mundo. Estos captadores se encuentran, en su gran mayoría, en el hemisferio Norte, principalmente en el continente europeo.

La lista de países con más estaciones de medición de partículas biológicas la encabeza Japón, con 143 estaciones; le sigue Italia, con 88; y después Estados Unidos y Francia, ambos con 85.
España ocupa la quinta posición en número de captadores, con actualmente 77 estaciones registradas. “La cobertura más débil la presenta África, frente a ciudades densamente controladas por estos indicadores de polen como son Milán, Seúl, Tokio, Toronto, Sídney, Madrid, México DF o París”, enumera Galán.

Polen en cifras

Los actuales paneles de información ambiental miden la calidad del aire y otros parámetros relacionados con la contaminación como el ozono, el dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno, entre otros, pero no presentan los niveles de partículas biológicas del aire como el polen y las esporas de hongos. “Estas partículas microscópicas que flotan en el aire y que provocan fundamentalmente asma, rinitis y conjuntivitis son las principales causas de alergia a lo largo de todo el año y hasta la creación de este mapa, existía un gran desconocimiento de dónde se puede extraer este tipo de información”, asegura la responsable de este estudio.

Según la OMS, el 30% de la población mundial sufre algún tipo de alergia y, a nivel europeo, la Academia Europea de Alergología e Inmunología Clínica (EAACI) estima que la padece el 24%. En Andalucía, según Red Andaluza de Aerobiología (RAA), el polen y otras partículas derivadas de las gramíneas y el olivo son, respectivamente, las dos principales causas de alergia en primavera, mientras que en la primavera temprana es el plátano de sombra y en la época de invierno lo provoca el ciprés.

Para configurar y poner en marcha esta aplicación, los expertos revisaron la bibliografía científica ya existente y contactaron directamente con los autores o los administradores de las principales redes de polen existentes. “Al no haber registros previos, hemos tenido que recabar la información sobre los diferentes tipos de estaciones de monitoreo de polen y/o esporas por teléfono, correo electrónico o cuestionario y con todo ello, crear una base de datos para unificarlo todo y que se refleje en este mapa mundial”, comenta Galán.

Otro de los cometidos de este trabajo fue identificar la tipología de las estaciones de monitoreo de polen y esporas en funcionamiento. “Hasta ahora, no existe un medidor estándar global. Sólo en Europa contamos con un método estándar sujeto a control de calidad a través de la Red Europea de Alergología (EAN), donde se encuentra la Red Española de Aerobiología (REA). Y casi todos son manuales, por lo que los registros son desiguales”, asegura esta investigadora.

Las estaciones actuales generalmente se colocan en las azoteas de edificios y se basan en el método Hirst, un aparato eléctrico que aspira volúmenes constantes y conocidos de aire y los hace impactar contra la superficie receptora donde se retienen las partículas.

Para diseñar esta herramienta online, los científicos han contado con financiación de la Academia Europea de Alergología e Inmunología Clínica (EAACI). Estos expertos trabajan ahora en el diseño de captadores automáticos que registren los niveles de polen para monitorizarlos desde un enclave central, empleando para ello nuevas tecnologías de la información y la comunicación. “En todo el mundo, solo Japón cuenta con un gran número de captadores automáticos, pero con una identificación de partículas muy limitada. En Europa existen únicamente ocho estaciones automatizadas, localizadas en Suiza y Alemania. El objetivo de esta optimización es acelerar los tiempos de análisis que identifican las muestras y ofrecer esta información a niveles globales”, concluye Galán.

Referencias:
J. T. M. Buters; C. Antunes; A. Galveias; K. C. Bergmann; M. Thibaudon; C. Galán; C. Schmidt Weber; J. Oteros: ‘Pollen and spore monitoring in the world’. Clin Transl Allergy. 2018.

Publicado en Ciencia

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha concedido a la Escuela de Ingeniería Agronómica y de Montes de la Universidad de Córdoba (ETSIAM) la Placa de Oro de la Orden Civil del Mérito Agrario, Pesquero y Alimentario. Sección Mérito Agrario

La concesión de dicho reconocimiento fue aprobada en el último Consejo de Ministros, a propuesta de la titular de la cartera de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, en atención a los méritos que concurren en la ETSIAM.

En torno a un tercio de los grupos de investigación del Campus de Excelencia Internacional Agrolimentario ceiA3 pertenecen a ETSIAM. 

Fuente:

Gabinete de Comunicación de la Universidad de Córdoba 

 

Publicado en Premios

El premio está dotado con 8.000 euros. El plazo de presentación finaliza el próximo 31 de mayo 

Los trabajos tienen que haber sido realizados por los propios investigadores y se aceptarán también aquellos que se hayan publicado previamente en otras publicaciones o presentado en congresos. Deberán suponer una importante aportación a la investigación agraria, económica, de la salud, la cultura o el cooperativismo relacionado con el mundo de la olivicultura.   

Podrán optar al premio solo las personas físicas individualmente o que formen un equipo de investigación, así como los grupos PAIDI de investigación. El trabajo premiado, además de la dotación económica de 8.000 euros, será publicado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida ‘Estepa’.

El jurado estará presidido por el presidente de la Olivarera San José Lora de Estepa, y contará con el gerente de está entidad, que ejercerá como secretario, y con 3 o 4 vocales integrados en el ámbito del Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario ceiA3.

El funcionamiento del jurado se regirá por lo dispuesto en el título preliminar Capítulo II de la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del sector Público.

La cuantía económica de este premio es compatible con cualquier otra subvención, ayuda o ingreso, procedente de cualquier administración pública o entes públicos o privados nacionales, de la Unión europea o de organismos internacionales, que pudiera haber sido concedida o pudieran serle concedidos al beneficiario después de la concesión de estos premios.

La convocatoria del Premio ‘Eduardo Pérez’ está enmarcado en el convenio de colaboración firmado en octubre del pasado año por el Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario ceiA3, la Olivarera San José Lora de Estepa SCA y el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida ‘Estepa’.

Este galardón, cuyo nombre, ‘Eduardo Pérez’ hace honor al que ha sido presidente durante 35 años de la cooperativa San José de Lora de Estepa y ex presidente de OleoEstepa, busca iniciativas que supongan una mejora de los procesos, una mayor protección del medio ambiente, una mayor optimización de los recursos o el descubrimiento de nuevas cualidades del aceite de oliva virgen extra.

Puede ver las bases de la convocatoria en el documento adjunto a esta noticia.

Publicado en Premios

Investigadores del grupo Biotecnología Vegetal del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Córdoba, adscrito al ceiA3, han demostrado que un nuevo tipo de trigo sin gluten no tiene efectos adversos para la salud.

Los experimentos acometidos en ratas evidencian que la nueva variedad que cuenta con los mismos aportes nutricionales y comparables características harino-panaderas de elasticidad y resistencia de las que se utilizan hasta el momento. Por tanto, puede ser una opción alternativa para la elaboración de alimentos dirigidos al colectivo celíaco. Tras los resultados obtenidos en estos trabajos, podrán comenzar los ensayos clínicos que confirmen su utilidad y posibiliten su comercialización.

Las proteínas gliadinas y gluteninas son esenciales para la calidad panificable del trigo, ya que son las causantes de la elasticidad y resistencia de la masa. Sin embargo, cada vez son más comunes las patologías asociadas a este cereal, como alergias, sensibilidad o celiaquía. Para las tres, el único tratamiento efectivo es una dieta libre de gluten durante toda la vida. El esfuerzo de la comunidad científica por encontrar una solución definitiva a estas dolencias sigue diferentes líneas. Entre ellas se encuentra la obtención de variedades de trigo libres de estas proteínas y la confirmación de que no provoquen otros efectos adversos en la salud humana.

En esta orientación, los expertos cordobeses han confirmado tras los ensayos realizados en ratas alimentadas con una nueva variedad de trigo exenta de gluten, que no existe ninguna contraindicación para su consumo. En el artículo ‘Safety evaluation of transgenic low-gliadin wheat in Sprague Dawley rats: An alternative to the gluten free diet with no subchronic adverse effects’ publicado en la revista Food and Chemical Toxicology los investigadores detallan los estudios realizados en 100 ratas con el mismo número de machos y de hembras divididas en cinco grupos de alimentación distinta sin que exista diferencias entre ellas a nivel nutricional y de desarrollo. Estos resultados confirman su disponibilidad para comenzar con ensayos clínicos en voluntarios celíacos.

Actualmente, el seguimiento de una dieta sin gluten implica importantes restricciones en la vida del celíaco, ya que no pueden tomar nada que contenga o haya tenido contacto con trigo, centeno, cebada o avena. “Una de las demandas más habituales de este sector es el alto precio y la diferencia en cuanto a texturas y sabor de los productos elaborados en los que se sustituye el trigo por otras harinas. Con nuestra propuesta se reducen las gliadinas, principales causantes de la enfermedad, entre un 95 y un 98%, por lo que obtenemos la materia prima apta para el consumo de celíacos con la misma calidad para su procesado y con menor coste”, indica a la Fundación Descubre el investigador del IAS Francisco Barro, autor del artículo.

Pan para todos

Los resultados obtenidos han sido positivos, según indica el investigador, ya que, además de la validez de la nueva variedad y la ausencia de contraindicaciones en su consumo, han podido confirmar que las propiedades nutricionales y de sabor son similares a las harinas habituales.

Concretamente, la variedad utilizada ha sido administrada en una harina integral de una línea modificada baja en gliadina denominada E82. Además de dos grupos de control alimentados con un trigo normal que contiene gluten, existían otros tres a los que se les suministraba distinta cantidad de la harina mezclada con gelatina en función de la ingesta normal de ratas pero comparadas con la alimentación en humanos. Las dosis han oscilado entre los 1,42 gramos de harina por kilogramo de peso del animal hasta los 5,67, que sería el equivalente de una persona de 70 kilos de peso que tomara 400 gramos de pan diarios.

Durante 90 días se observó que las ratas presentaban un desarrollo normal en todos los casos y, tras los experimentos, pudieron confirmar que tanto a nivel hematológico como orgánico no se habían producido diferencias significativas en ninguno de los cinco grupos de animales, ni entre hembras y machos.

En estudios anteriores, los investigadores demostraron que la línea E82 tiene un menor contenido de prolaminas totales, que comprenden gliadinas y gluteninas, pero en compensación, se aumentaba el grupo de proteínas sin gluten, principalmente albúminas y globulinas, por lo que mantienen su valor proteico y similares características de resistencia y elasticidad para el procesado. “Debido a su capacidad nutricional y sus propiedades tecnológicas, el trigo sin gliadinas podría ser una excelente alternativa, no sólo para mejorar el sabor y la calidad de los productos sin gluten, sino también para reducir el costo de su elaboración”, concluye el investigador.

El trabajo forma parte del proyecto ‘Caracterización de nuevas variantes alélicas de prolaminas en Triticíneas: potencial para la selección de variedades no tóxicas para celíacos y su introgresión en variedades cultivadas’ financiado por la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía, fondos FEDER y los proyectos ‘Aplicaciones del sistema CRISPR/ CAS9 en biotecnología del trigo: caracterización de mutantes en alfa-gliadinas y generación de nuevos mutantes en omega y gamma gliadinas’ y ‘Variantes alélicas de la celiaquía en trigo: mutagénesis dirigida mediante nucleasas específicas (TALENs) de los genes inmunodominantes’ financiados por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

Referencia:

Francisco Barro y Carmen Victoria Ozuna. ‘Safety evaluation of transgenic low-gliadin wheat in Sprague Dawley rats: An alternative to the gluten free diet with no subchronic adverse effects’. Food and Chemical Toxicology.

 

 

Publicado en Ciencia

Científicos del grupo adscrito al Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario ceiA3 ‘Neuroendocrinología y Nutrición’ de la Universidad de Jaén, en colaboración con el Departamento de ‘Biomedicina, Biotecnología y Salud Pública’ de la Universidad de Cádiz, han confirmado que una alimentación rica en aceite de oliva virgen protege de daños oxidativos en las células de los testículos. Al mismo tiempo, los expertos han comparado los efectos que provocan las grasas saturadas y la dieta mediterránea sobre la fertilidad masculina.

Para ello, los investigadores han observado en experimentos realizados con ratas machos los parámetros que determinan la capacidad funcional del testículo. En este sentido, han analizado el túbulo seminífero, zona donde se forman los espermatozoides, y el epidídimo, órgano en el que maduran y se almacenan durante un predeterminado tiempo.

Las conclusiones de este estudio, recogidas en el artículo ‘Influence of a Virgin Olive Oil versus Butter Plus Cholesterol-Enriched Diet on Testicular Enzymatic Activities in Adult Male Rats’, y publicado en la revista International Journal of Molecular Science, demuestran una relación directa entre la modificación de los lípidos y la actividad de enzimas implicadas en el mantenimiento del proceso de formación de las células sexuales masculinas.

En este sentido, han corroborado que ciertos componentes del aceite de oliva virgen, como los polifenoles, tienen un efecto protector en el desarrollo de la función testicular. “El aceite de oliva virgen contiene sustancias que previenen la oxidación celular, como el hidroxitirosol. Además, presenta una capacidad inmunoprotectora en los testículos, con lo que contribuye a reducir anomalías que desembocan en una deteriorada fertilidad o infertilidad masculina”, explica a la Fundación Descubre el investigador de la Universidad de Cádiz, Germán Domínguez-Vías, responsable de este estudio.

Proteínas en estudio

Para estudiar la funcionalidad testicular asociada a la grasa de la dieta, los científicos analizaron la actividad de tres proteínas con diferentes roles: regular el sistema hormonal y controlar la presión sanguínea, supervisar la función reproductiva y equilibrar el desarrollo del testículo, en especial su estado inmunológico.

Una vez analizadas estas proteínas vinculadas a una dieta mediterránea y otra caracterizada por su alto contenido en grasas, los expertos observaron que actúan de forma diferente. Por un lado, obtuvieron que solo la grasa saturada de la mantequilla es capaz de modular la protección del testículo. “De esta forma, exige una mayor defensa ante agentes externos y también la eliminación de sustancias tóxicas procedentes de la degradación oxidativa de los lípidos”, aclara Domínguez-Vías.

En cambio, con el aceite de oliva virgen detectaron que la proteína encargada de proteger el testículo podría favorecer el equilibrio en el proceso de formación de espermatozoides. “Esta consecuencia se debe a los efectos antioxidantes de los polifenoles del aceite de oliva cuando actúan en los testículos”, señala este investigador. 

Experimentación con ratas macho

Para demostrar in vivo los resultados de este estudio, los investigadores experimentaron con ratas machos de la cepa Wistar durante 24 semanas. “Comenzamos con ejemplares de seis meses de edad que fueron alimentados con distintas dietas hasta el final de la experimentación, cuando ya tenían un año”, concreta Domínguez-Vías.

En concreto, las ratas se dividieron en tres grupos diferentes según su alimentación. El primero recibió una dieta comercial estándar, mientras a los otros dos los alimentaron con comidas calóricas. “La composición energética entre los grupos 2 y 3 era la misma. Únicamente diferían en la calidad o grado de saturación de la grasa añadida. Para el segundo, la alimentación se suplementaba con grasa monoinsaturada, proveniente del aceite de oliva virgen extra. Y al tercero se le añadía grasa saturada de la mantequilla con colesterol añadido”, matiza el responsable del estudio.

Tras los ensayos, los expertos evidenciaron sendas diferencias en los dos grupos tratados con diferentes dietas ricas en grasa. ”El resultado más evidente es que no se observa un incremento del peso corporal en los animales que consumieron la dieta con aceite de oliva virgen, evitando así la aparición de signos clínicos de obesidad. Por tanto, se demuestra que este tipo de grasa reduce considerablemente los niveles plasmáticos de triglicéridos y colesterol total”, asegura Domínguez-Vías.

En este estudio, financiado por la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía y Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y Plan Propio de la Universidad de Jaén, además de evaluar el estado funcional de los testículos, los científicos trabajan en analizar las propiedades del aceite de oliva virgen extra con el fin de considerarlo un agente colaborador de la fertilidad masculina. “Todavía no podemos confirmar que tenga capacidad de mejorar la fecundidad, pero sí podemos evidenciar que mejora algunos de los parámetros testiculares que determinan un correcto funcionamiento inmunitario en el desarrollo de espermatozoos”, advierte este experto.

Paralelamente a este trabajo, los científicos trabajan en otras líneas de investigación centradas en determinar qué compuestos del aceite de oliva virgen podrían utilizarse como suplementos  para la mejora de la fertilidad. “El aceite de oliva, como componente principal de la dieta mediterránea, podría ser una herramienta terapéutica de cara al futuro, pero se advierte que los datos que se manejan no son todavía concluyentes y siguen siendo una incógnita los mecanismos”, augura Domínguez-Vías.

Referencias:

Germán Domínguez-Vías, Ana Belén Segarra, Magdalena Martínez-Cañamero,Manuel Ramírez-Sánchez and Isabel Prieto: ‘Influence of a Virgin Olive Oil versus Butter Plus Cholesterol-Enriched Diet on Testicular Enzymatic Activities in Adult Male Rats’. International Journal of Molecular Science. 4 de agosto de 2017.

 

 

Publicado en Ciencia

Investigadores del grupo 'Biomembranas, antioxidantes y estrés oxidativo BIO-276' adscrito al ceiA3 de la Universidad de Córdoba han confirmado que el Kaempferol, una sustancia presente en vegetales como la uva o el brócoli, mejora la producción de la coenzima Q, que promueve la regeneración celular. 

Los expertos participantes en el estudio, en el que han intervenido científicos internacionales, han detectado que el aumento de esta sustancia Kaempferol se produce sobre todo en células, animales y humanas, derivadas de tejidos renales.

El organismo puede obtener la coenzima Q a través de la dieta, pero esta sustancia es principalmente producida por el propio cuerpo a través procesos celulares aún no conocidos de manera completa. En el artículo ‘Kaempferol increases levels of coenzyme Q in kidney cells and serves as a biosynthetic ring precursor’ publicado en la revista Free Radical Biology and Medicine los expertos apuntan que el Kaempferol aumenta la producción de esta enzima en células derivadas de distintos tipos de tejidos, como el renal o el hepático. En concreto, en las células del riñón, el kaempferol es hasta cinco veces más efectivo como promotor que otros antioxidantes.

Además, confirmaron tanto en líneas celulares de ratón como en células humanas cómo sustancias como el Kaempferol, el resveratrol, la quercetina, también presentes en la uva, y otros compuestos considerados antioxidantes, contribuyen a la generación de la coenzima, siendo el primero de ellos hasta 100 veces más efectivo que el resto.

Los científicos han descrito la ruta biológica de este flavonol y han detallado cómo actúa en la producción de coenzima Q. “El Kaempferol ha sido muy utilizado desde hace siglos en medicina y está presente en el vino. Hemos confirmado su acción beneficiosa, especialmente en células de riñón. La coenzima Q se produce a partir del propio Kaempferol lo que podría hacer que las células renales cumplan mejor su función al tener más energía”, indica a la Fundación Descubre el investigador José Manuel Villalba de la Universidad de Córdoba.

Regeneración de los tejidos

La coenzima Q es fundamental para transformar en energía los nutrientes que se ingieren con la dieta. Las mitocondrias, una parte del interior de las células, utilizan esta sustancia para convertir la energía contenida en nutrientes, como los azúcares o los ácidos grasos de las grasas, en energía contenida en el ATP, una molécula necesaria para que las células puedan llevar a cabo sus funciones y cumplir su misión en el organismo.

La capacidad de obtener coenzima Q puede disminuir durante el proceso del envejecimiento, sobre todo en situaciones de estrés continuo. Además, la deficiencia de esta coenzima debida a fallos en su sistema de producción celular, da lugar a enfermedades mitocondriales. Aunque pueden tratarse con suplementos, en ocasiones el tratamiento es ineficaz debido, principalmente,  a la dificultad para que el coenzima Q alcance su lugar de actuación. “Por tanto, conocer de manera más completa las rutas bioquímicas por las cuales se produce esta sustancia por las células, y qué otros compuestos o genes actúan en el proceso, puede contribuir a un mejor conocimiento de estas enfermedades y a la formulación de tratamientos que, aunque no produzcan la curación completa ya son de origen genético, al menos ayuden a paliar sus consecuencias”, añade Lucía Fernández del Río, autora principal del artículo.

Durante el trabajo, los investigadores comprobaron que el Kaempferol también activaba la sirtuina, una enzima que interviene en la regulación de la expresión de genes, en la defensa celular frente al el estrés oxidativo y en la regulación de la función mitocondrial, contribuyendo a retrasar numerosas alteraciones relacionadas con el envejecimiento. Los expertos plantearon en un principio que podría existir una relación directa entre la activación de la sirtuina y la coenzima Q, pero los resultados han demostrado que en este caso no existe tal acción conjunta. Por tanto, también han podido confirmar que el Kaempferol juega un papel importante en la acción de la sirtuina, aunque no interviene como promotora de la producción de coenzima Q.

A partir de este estudio, las nuevas líneas que plantean desde el equipo de investigación se orientan por un lado a la comprobación in vivo de la acción del Kaempferol en animales, como paso previo a comprobar su posible acción en personas con deficiencias en esta coenzima. Por otro lado, pretenden continuar sus trabajos con la determinación de sus dianas celulares, es decir, comprobando los compuestos que provocan su generación o activación, ya que hasta el momento se desconocen los mecanismos exactos de estos procesos en el organismo.

El trabajo ha sido realizado junto al Instituto Buck para la investigación sobre el envejecimiento y la Universidad de California en Los Angeles, la facultad de Medicina de Vanderbilt y el Instituto Nacional de envejecimiento de Baltimore, y forma parte de los proyectos ‘Mecanismos de adaptación metabólica asociada a la restricción calórica y al contenido graso de la dieta’ y ‘Mecanismos de extensión de la longevidad en ratones que sobreexpresan CYB5R3, un nuevo modelo genético de vida prolongada’, financiados por el Ministerio de Economía y Competitividad .

Referencia:

 Lucía Fernández-del-Río, Anish Nag, Elena Gutiérrez Casado, Julia Ariza, Agape M. Awad, Akil I. Joseph, Ohyun Kwon, Eric Verdin, Rafael de Cabo, Claus Schneider, Jorge Z. Torres, María I. Burón, Catherine F. Clarke y José M. Villalba. ‘Kaempferol increases levels of coenzyme Q in kidney cells and serves as a biosynthetic ring precursor’.  Free Radical Biology and Medicine.

Fuente: 

Fundación Descubre

 

 

Publicado en Ciencia

La Universidad de Almería ha acogido este año una nueva edición del Campus Científico de Verano ceiA3, en el que han participado un total de 120 participantes con los mejores expedientes académicos de 4º de ESO y 1º de Bachillerato procedentes de toda España.

La Universidad de Almería, una de las universidades que forman parten del Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario ceiA3, ha desarrollado durante las 4 semanas del mes julio, 4 proyectos científicos relacionados con temas agroalimentarios.

 “Los participantes han tenido ocasión de conocer de primera mano el elevadísimo nivel tecnológico de los invernaderos de Almería, así como su potencial socioeconómico y demográfico”, ha destacado el coordinador del Programa Campus Científico de Verano en la Universidad de Almería, Diego L. Valera,

El programa ha estado estructurado en 4 bloques de conocimiento: Aplicaciones agronómicas y biotecnológicas del genoma del tomate; Buscando planetas terrestres en otras estrellas; Efecto invernadero; Del tomate al cambio climático; y los drones para el conocimiento del entorno natural.

En el primer proyecto, los estudiantes han aprendido la base genética de los programas de mejora del tomate, principal cultivo en superficie en los invernaderos de Almería, y cómo aplicar a esos programas las nuevas tecnologías genómicas y biotecnológicas.

Para ello, han realizado cuatro experiencias prácticas, en las cuales no sólo se han abordado los principios básicos, como la genética Mendeliana, sino cómo interpretar el conocimiento del genoma de la especie para diseñar nuevas tecnologías biotecnológicas de última generación. Han practicado ensayos en los invernaderos, laboratorios y Servicios Centrales de Investigación de la Universidad de Almería.

Por otra parte, como explica Diego L. Valera, en el segundo de los proyectos se han analizado algunas claves de la astrofísica actual. Concretamente, se han integrado en el proyecto CÁRMENES, que busca planetas similares al nuestro en otras estrellas, basado en espectroscopía de muy alta resolución y estabilidad, que se está desarrollando en el Observatorio Astronómico de Calar Alto de Almería.

La tercera parte del Campus se ha centrado en el estudio del efecto invernadero como causante del cambio climático y se ha comparado con lo que sucede en los invernaderos para la producción hortofrutícola. La parte práctica se ha impartido en la Fundación Finca Experimental Universidad de Almería – ANECOOP.

Finalmente, dentro del cuarto bloque han podido conocer los sistemas "dron-sensor" y herramientas de análisis, orientadas al estudio del entorno natural. Los vuelos los han realizado en el Aeródromo de Tabernas y el trabajo de gabinete en las aulas de informática de la Universidad.

Complementariamente, se han organizado conferencias con ponentes de relevancia en el Modelo Almería de cultivo primor y visitas a explotaciones de invernaderos, a la Plataforma Solar de Almería y al Observatorio Astronómico de Calar Alto.

“Sin duda, ha sido todo un lujo y motivación haber estado durante un mes en contacto con 120 mentes maravillosas”, concluye Diego L. Valera.

El Programa Campus Científico de Verano, cuyo objetivo es potenciar el interés de los estudiantes por la ciencia, la tecnología y la innovación, está promovido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), y cuentan con el apoyo de Obra Social ‘La Caixa’.

Publicado en Docencia

Investigadores del grupo de investigación adscrito al ceiA3 TEP-233 de la Universidad de Jaén han confirmado que productos derivados de los restos del cultivo del olivo y de la producción de aceite podrían utilizarse como complementos en la dieta para mejorar la acción de las bacterias presentes en el organismo y que contribuyen a una mejor digestión.

Miembros del grupo Ingeniería Química y Ambiental de la Universidad de Jaén, junto a investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela y del Laboratorio Nacional de Energía y Geología de Lisboa han aislado sustancias de restos del olivar beneficiosas para el organismo. Los compuestos obtenidos promueven la proliferación de las bacterias causantes de que la flora intestinal cumpla correctamente su función en la asimilación de nutrientes.

El método propuesto por los investigadores contribuye al aprovechamiento de los residuos y, por tanto, a la disminución de la contaminación que genera su eliminación por los métodos tradicionales. En el artículo ‘Bifidobacterial growth stimulation by oligosaccharides generated from olive tree pruning biomass’ publicado en la revista Carbohydrate Polymers detallan estas nuevas posibilidades en el contexto de una refinería basada en los residuos sólidos del olivar y la reutilización de los subproductos obtenidos como prebióticos.

El trabajo de esta investigación abre las puertas a la introducción de este tipo de sustancias en una amplia gama de productos farmacéuticos, cosméticos y alimentarios que promuevan el desarrollo bacteriano intestinal.

El grupo de investigación Ingeniería Química y Ambiental se fundamenta en la biorrefinería, es decir, en el aprovechamiento exhaustivo de los residuos de cultivos. “Queremos conseguir productos útiles para el ser humano a partir de lo que hasta hace poco se consideraba basura. A través de este estudio, aprovechamos  aún más los subproductos que se eliminan en la generación de biocombustible a partir del olivar con los se puede conseguir un beneficio directo para la salud”, indica a la Fundación Descubre el investigador Eulogio Castro de la Universidad de Jaén, uno de los autores del artículo.

Combustibles y digestión

El estudio parte del aprovechamiento de los restos de poda para conseguir bioetanol, un sustituto de la gasolina. El procedimiento consiste en el tratamiento de estos residuos de manera que se obtienen dos tipos de compuestos que contienen azúcares. La celulosa, por un lado, de la que se consigue la glucosa que se transforma en el etanol, usado como biocombustible. Por otro, la hemicelulosa, un compuesto que también forma parte de la pared celular vegetal, a partir de la que se extraen oligosacáridos, que pueden usarse como prebióticos, sustancias que ayudan a las bacterias del intestino a la digestión.

En un primer momento, los residuos del campo son triturados y tamizados, al mismo tiempo que se someten a un lavado con agua caliente a presión. Una vez que se separa el producto se consigue una parte sólida, de la que se obtiene el combustible, y una parte líquida en la que se encuentran disueltos los azúcares hemicelulósicos, entre los que se encuentran los oligosacáridos. Existen muchos tipos, pero son los más pequeños los que se utilizan en el cultivo de bacterias para analizar, posteriormente, su acción beneficiosa, como también ha quedado demostrado en este estudio.

La separación de los oligosacáridos para seleccionar los más adecuados se realiza a través de una técnica llamada cromatografía de permeación de gel, con la que las partículas se separan según el tamaño de sus moléculas y así poder obtener las más pequeñas. Éstas son las que se han utilizado en los cultivos de bacterias, confirmando la acción beneficiosa en la proliferación de estos microorganismos presentes en la flora intestinal.

Concretamente, tras los ensayos en cepas bacterianas, los expertos determinaron que los xilooligosacáridos de bajo peso molecular son los más idóneos para convertirse en potenciadores de la acción bacteriana en el organismo.

El proyecto ha sido financiado por el Plan Nacional de Investigación del Ministerio de Economía y Competitividad y el programa de apoyo a las actividades de I+D+i de la Universidad de Jaén.

Referencia:

Encarnación Ruiz, Beatriz Gullón, Patrícia Moura, Florbela Carvalheiro, Gemma Eibes, Cristóbal Cara, Eulogio Castro. ‘Bifidobacterial growth stimulation by oligosaccharides generated from olive tree pruning biomass’. Carbohydrate Polymers

 

Publicado en Ciencia

El Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario ceiA3 ha reunido a un grupo multidisciplinar de científicos procedentes de la Universidad de Córdoba, del centro IFAPA ‘Alameda del Obispo’ de Córdoba y del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS) del CSIC para conocer las investigaciones que se están realizando en torno a sistemas de estudio, metodologías, procesos y traslación al sector productivo aplicadas a la biotecnología vegetal agroalimentaria y forestal.

El evento, organizado por el ceiA3 en colaboración con el comité científico integrado por los profesores de la UCO Jesús V. Jorrín y Teresa Millán, ha sido inaugurado por el vicerrector de Innovación, Transferencia y Campus de Excelencia y coordinador general del ceiA3, Enrique Quesada Moraga, quien también ha participado como investigador centrando su intervención en la entomología agrícola y las aplicaciones biotecnológicas en control de plagas.

Por su parte, la gerente del ceiA3, Lola de Toro, ha explicado los principales instrumentos de los que dispone el Campus y de los que se pueden beneficiar los grupos de investigación adscritos al ceiA3, como la Red Innovagro – que es una red de innovación internacional agroalimentaria que incentiva la cooperación entre agentes del sector con Iberoamérica –; el asesoramiento en proyectos nacionales e internacionales; la divulgación de actividades  o la búsqueda de contactos con empresas agroalimentarias. 

El objetivo de este workshop ceiA3 para investigadores sobre ‘Biotecnología Vegetal Agroalimentaria y Forestal’, celebrado este martes 11 de julio en el campus de Rabanales de la Universidad de Córdoba, consiste en “fomentar sinergias entre los diferentes grupos de investigación que trabajan desde el sector de la biotecnología vegetal y compartir los trabajos y resultados más relevantes que se están desarrollando en esta área”. 

Como ha explicado el profesor Jesús V. Jorrín, “la sociedad actual se enfrenta al doble reto de, por una parte, incrementar la producción agrícola y de alimentos y, por otra la de conservación, manejo y la explotación sostenible de los recursos naturales y biodiversidad”. La biotecnología vegetal, entendida como el conjunto de técnicas empleadas en la obtención de bienes de consumo y servicio a partir de los seres vivos o partes de él, constituye “un elemento clave, aunque no el único en el logro de dichas cuestiones”, asegura Jorrín.

La jornada ha estado estructurada en tres bloques con comunicaciones de 10 minutos y en un espacio, a media mañana, para el networking e interacción entre los participantes.

Concretamente, los investigadores que han intervenido, por parte de la Universidad de Córdoba, han sido el vicerrector de Innovación, Transferencia y Campus de Excelencia, coordinador general del ceiA3 e investigador, Enrique Quesada; la vicerrectora de Investigación e investigadora, Mª Teresa Roldán; Ana Garrido; Carlos Augusto Ledesma; Teresa Millán; Jesús Martín; Carmen Galán; Juan Bautista Álvarez; Luis Miguel Martín; Rafael Mª Navarro; Jesús V. Jorrín; Gabriel Dorado; David Eduardo Leiva; Javier Romera; Manuel Benlloch; José Luis Caballero; Antonio di Pietro; Josefa Muñoz; Antonio Rodríguez;  y Alexandra Dubini.

Por parte del centro IFAPA ‘Alameda del Obispo’ de Córdoba han participado los investigadores José Manuel Moreno; Ana María Torres; Alejandro Pérez y Begoña Pérez. Así mismo, los científicos del IAS que han expuesto sus trabajos han sido Elena Prats; Francisco Barro; Juan Emilio Palomares; y Mari Ángeles Castillejo.

El workshop también ha estado representado por los componentes de los Servicios Centrales de Apoyo a la Investigación UCO – SCAI Francisco José Urbano, Francisco Amil, Juan García y Carlos Fuentes.

Este evento está enmarcado dentro del programa de actuaciones incluidas en el convenio que mantiene el ceiA3 con Santander- Universidades.

Publicado en Eventos

La Universidad de Jaén, que forma parte del Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario ceiA3, en colaboración con la Delegación de la Junta de Andalucía en Bruselas y la oficina SOST del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial en Bruselas, ha celebrado una jornada de networking sobre el sector del olivar para la formación de nuevos consorcios investigadores internacionales.

El evento, que se ha desarrollado en la sede de la Delegación de la Junta de Andalucía en Bruselas, fue inaugurado por el rector de la Universidad de Jaén, Juan Gómez Ortega, y contó con la participación de una treintena de investigadores y representantes de España, Francia, Turquía, Italia, Grecia, Chipre y Suecia, así como de la propia Comisión Europea.

Esta iniciativa, promovida por la Oficina de Proyectos Internacionales (OFIPI) de la UJA, la dirigió Francisco A. Díaz Garrido, con el fin de analizar posibles sinergias del sector del olivar en las áreas de salud, química, ecología, ingeniería de procesos, robótica, economía, etc.  Asimismo, la responsable de programa H2020 en la Oficina Española de Ciencia y Tecnología (SOST) en Bruselas, Marina Martínez García, ofreció una sesión informativa sobre los distintos programas de financiación para el área del olivar y el aceite de oliva, entre los que se encuentran H2020, LIFE, BBI, PRIMA, Interreg, ENPI CBC Med, etc.

Por su parte, la Universidad de Jaén estuvo representada por ocho investigadores del ceiA3 pertenecientes a los distintos Centros de Estudios Avanzados de la UJA, a saber: el 1) Centro de Estudios Avanzados en Olivar y Aceite de Oliva, 2) Centro de Estudios Avanzados en Energías y Medio Ambiente, 3) Centro de Estudios Avanzados en Ciencias de la Tierra y 4) Centro de Estudios Avanzados en Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Fuente:

Delegación de Bruselas. Junta de Andalucía.

Universidad de Jaén. 

Publicado en Eventos
<< anterior | siguiente >>
Página 1 de 2
ceiA3 investigación y transferencia formación internacionalización cultura científica 
¿qué es?
¿quiénes forman parte?
gobernanza
contacte con nosotros
convenios
portal de transparencia
¿qué investigamos?
grupos
portal para el investigador
clústeres
talentos ceiA3
empresas colaboradoras
escuela internacional de doctorado
grados
oferta de másteres
training network courses
movilidad internacional
international partners
actividades de promoción
conferencias
blogs de ciencia
campus científico de verano

Proyecto financiado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte / MINECO / Junta de Andalucía en el Marco del Programa Campus de Excelencia Internacional
Aviso Legal |   Síguenos en:  TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusYoutube
Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
Universidad de Almería Universidad de Cádiz Universidad de Córdoba Universidad de Huelva Universidad de Jaén CSIC Junta de Andalucía - Consejería de Agricultura y Pesca Ministerio de Economía y Competitividad Ministerio de Educación, Cultura y Deporte Plan E 2015 2015