Un estudio detecta el estrés de los árboles para diseñar sistemas de riego de precisión


Un equipo de investigación del ceiA3 de la UCO y el CSIC valida un indicador basado en la temperatura del árbol para calcular el consumo de agua relativo de una plantación de almendros

En 1995, la enorme sequía que asoló España dejó sin suministro de agua a parte de la agricultura de regadío. Aunque no ha vuelto a suceder, el cambio climático pone esa amenaza encima de la mesa. Para los agricultores de cultivos anuales, un fenómeno como este supondría perder un año de trabajo pero aquellos que poseen plantaciones de árboles se arriesgan a perder no sólo la producción anual, sino la inversión de muchos años.

El equipo de investigación adscrito al ceiA3 «Relaciones suelo-agua-planta | AGR-119» de la Universidad de Córdoba y el Instituto de Agricultura Sostenible del CSIC en Córdoba trabaja desde hace muchos años en distintos proyectos para mejorar la gestión del agua y maximizar la productividad de cultivos arbóreos como el olivar, el almendro y los cítricos. Una de sus líneas de trabajo se basa en el hecho de que cuando falta agua, los árboles transpiran menos, se calientan, y acaban produciendo menos.

En su última investigación, han estudiado cómo un indicador llamado «Crop Water Stress Index» (CWSI, Índice de Estrés Hídrico del Cultivo), basado en detectar el aumento de temperatura de los árboles con estrés hídrico, se relaciona con el consumo de agua relativo de una plantación arbórea. El consumo de agua o transpiración de los árboles es muy difícil de medir mientras que la temperatura del árbol se mide fácilmente con sensores remotos, similares a los que hoy día se usan en la pandemia para detectar personas con fiebre. En su último trabajo, este grupo ha demostrado experimentalmente por primera vez que existe una relación entre la transpiración relativa y el CWSI en almendro. De esta forma, el agricultor podría conocer en cada momento si los árboles están consumiendo agua al 80-90% de su capacidad, lo que quiere decir que está dentro de un nivel óptimo, o si tienen mucho estrés y necesitan con urgencia un nueva aportación de agua.

«Este indicador, el CWSI, tiene la ventaja de que el consumo relativo de agua puede determinarse mediante teledetección, empleando drones o aviones tripulados y se puede obtener un mapa de la transpiración de las distintas zonas de la plantación. En el futuro seguramente se podrán utilizar satélites para hacerlo con precisión en grandes plantaciones», explica Elías Fereres, investigador del ceiA3, catedrático emérito del Departamento de Agronomía de la Universidad de Córdoba y uno de los integrantes del equipo de investigación, que ha sido liderado por Victoria González Dugo del Instituto de Agricultura Sostenible del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Esos mapas de CWSI permitirían, por tanto, regar de manera diferente distintas partes de la zona de cultivo en función del nivel de agua que necesite en cada momento, maximizando así la producción con los recursos hídricos mínimos necesarios o con los que se disponga en ese momento. Esta investigación se enmarca dentro de la técnica conocida como riego de precisión, un nuevo sistema que emplea las tecnologías más avanzadas para realizar un riego óptimo, suministrando el agua precisa en cada zona del huerto y evitando pérdidas. «El objetivo es que se use el agua de forma eficiente y se aplique donde más falta hace», apunta el investigador del ceiA3 Elías Fereres.

Aunque el trabajo se ha realizado en plantaciones de almendros, esta investigación podría ser extensible a otros cultivos arbóreos como el olivar, muy importante para la economía de la comunidad andaluza que es castigada en muchas ocasiones por periodos de escasez de agua.

Un proyecto relacionado en el que trabaja el grupo está liderado por el catedrático Francisco Villalobos de la Universidad de Córdoba. Se trata del proyecto Olive-Miracle, que tiene como objetivo el desarrollo de un modelo para pronosticar el comportamiento del olivo ante el cambio climático, lo que permitiría disponer de más información para la toma de decisiones del sector en un futuro.

Fuente: Gabinete de Comunicación de la Universidad de Córdoba



UAL_logo_230x230
UCA_logo_230x230
UCO_logo_230x230
UHU_logo_230x230
UJA_logo_230x230
SUBSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN DE NOVEDADES